Testimoniales del Grupo de Mujeres 'Emociones' 2014-2015


Lola Nieto, 44 años, Mediadora de Conflictos
Mi llegada al taller y al grupo fue al inicio como asomar la nariz por una cortina... para ver que es lo que hay... y tras la nariz fue el resto de mi cuerpo!!! Hacia tiempo que no experimentaba las sensaciones y emociones que Carmen y el grupo de mujeres fantásticas me provocaron.
Sentí la fuerza de mi ser, el poder de lo femenino, pude expresar aquello que me hería sin miedo, la rabia la sentí como un motor poderoso, la alegría como mi objetivo de vida, la tristeza como algo que está, pero pasa...

Mil gracias!!!, a través de esta experiencia puedo reconocerme más y mejor. Yo en el mundo y con el mundo!!


Sandra Ramírez, 32 años, Comercial
Poder y querer participar en un curso de crecimiento personal como este ha  sido para mi realizar una instrospección, en la que he podido elegir, en cada momento, la intensidad y la  profundidad en que quería mirarme.  

El grupo está dirigido y guiado por una gran profesional, quién proporciona herramientas y espacios de reflexión para que uno mismo piense y sienta. Además y, no menos importante, compartes tus propias vivencias y sensaciones con quienes deciden hacer lo mismo que tú y te aportan una mirada ajena. ¡Todo fluye! 

Al hacer un recorrido por las más básicas pero a la vez complejas emociones he visto cómo me desenvuelvo y como las integro en mi ser. Hecho que me a llevado, mediante las diferentes propuestas y ejercicios, a poder reconocerlas, a intentar darles su espacio, a entenderlas y a no juzgarlas. 

Personalmente ¡lo recomiendo sin duda! A mi me ha servido para conocerme y entenderme más y mejor y he compartido momentos de mi crecimiento personal con un grupo de personas valientes y especiales!!!


Verónica Flores , 37 años, Guía de turismo
Quería compartir lo que ha significado tener el placer de poder estar en este grupo de crecimiento personal. Al llegar sin duda fue con temor y curiosidad, pero el desafío para mi era dejar de pensar y darme el permiso de sentir y entender que no pasaba nada.

La sorpresa fue que una vez estando ahí, las emociones cogieron espacio haciendo que todo fluyera.

Obviamente la terapeuta, me entrego esa confianza que necesito para abrirme, creando un ambiente muy mágico, donde poder compartir experiencias y darme cuenta que las decisiones más importantes son las que tomo con el corazón.

Si bien es verdad que he pasado por varias etapas:  la felicidad, la tristeza , la rabia, la paz, me doy cuenta que soy esta sumatoria de todas estas sensaciones y me he dado el permiso de poder sentirlo sin culpas, comprenderlo y aplicarlo en mi vida.

La sensación es de ser más yo misma sin miedos a lo que dirán ni a equivocarme… y eso es para mi  vivir en LIBERTAD!!


Adelina, 42 años, Psicopedagoga
Soy Adelina. Participo en el grupo de crecimiento con Carmen.
Desde que estamos trabajando en este grupo me levanto cada mañana agradeciendo al universo sentirme viva, querida, mimada y con la ilusión de empezar un día nuevo. 

Con Carmen hemos creado un grupo donde compartimos, nos apasionamos, descubrimos nuestros sentimientos más profundos de manera consciente y amorosa.


Laura Gonzalvo, 31 años, Psicologa RRHH
Para mi estar en un grupo de crecimiento es para valientes pues es ser capaz de meterse dentro de uno, aprender a darte cuenta de tus emociones, de tus pensamientos, del porque de tu comportamiento y a veces no ha sido fácil enfrentarme a todo ello.

Personalmente he identificado cuales son los miedos que me paralizan, he trabajado para canalizar esa ira que me descontrola, he comprendido que el estado de tristeza no es malo y a permitirme sentir esta emoción, y por último he recordado como saborear la alegría y como disfrutar de todos y cada uno de los momentos que me hacen sentir viva.

Mostrarme emocionalmente delante de gente desconocida quizás fue para mi lo más complicado de todo, pero a través de los ejercicios propuestos en cada sesión, de la mirada y el contacto, de ayudarnos y apoyarnos, y por supuesto del trabajo de una dinamizadora extraordinaria, he acabado sitiéndome parte de una familia, dejando a un lado la vergüenza.


María José Capilla, 46 años, Conference Management
Para mi ha habido un antes y un después. Empecé por curiosidad y ha acabado siendo parte esencial en mi vida.

Gracias a una muy excelente profesional como Carmen, al trabajo y a los juegos que nos ha ido proponiendo, he entrado sin darme cuenta en lo más profundo de mis emociones.

Al principio sentí miedo por enfrentarme a mis fantasmas pero poco a poco me he ido atreviendo a plantarles cara y eso me da más fuerza y más valentía cada día.

En el grupo nadie te juzga y vas aprendiendo a dejar de juzgarte a ti misma. Todo vale, todo esta bien, todo para poder llegar a ese crecimiento personal y a esa felicidad que todos buscamos fuera cuando la tenemos dentro de nosotros.

Personalmente también quiero hacer referencia a la pequeña familia que hemos formado en el grupo, somos amigas, hermanas, pero sobretodo compañeras de camino, de este camino tan valioso que es la VIDA!

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Twitter Updates